Si vive con el VIH, es esencial controlar su salud mental además de su salud física.

Puede controlar su salud mental buscando ayuda de otros y haciendo cambios en su estilo de vida. Cuidar su bienestar mental facilitará el seguimiento de su plan de tratamiento y maximizará su calidad de vida.

Las personas que viven con el VIH tienen más probabilidades de experimentar problemas de salud mental que otras. La depresión es uno de los más común condiciones de salud mental asociadas con el VIH. También puede experimentar otras condiciones como ansiedad.

Algunos signos de depresión incluyen:

  • cambios en su perspectiva general
  • pérdida de interés en cosas que solía disfrutar
  • retirada del mundo exterior, incluidos tus amigos y familiares
  • cambios en sus patrones de sueño o apetito
  • sentirse enfermo y nada te ayuda a sentirte mejor
  • incapacidad para concentrarse o tomar decisiones
  • sentimientos de culpa o baja autoestima
  • fatiga o falta de energía
  • pensando en causar daño a usted mismo o a otros

El VIH puede afectar su bienestar emocional por varias razones. Esto puede deberse a los cambios que ocurren dentro de su cuerpo debido al virus. Factores externos como el estigma, las relaciones y la falta de recursos también pueden contribuir a problemas de salud mental.

Por ejemplo, puedes:

  • le resulta difícil administrar su plan de tratamiento del VIH
  • tiene dificultad para identificar o asegurar recursos para su plan de tratamiento
  • experimentar estigma social o discriminación debido a la condición
  • observar cambios en su cuerpo o habilidades debido a la condición o tratamiento

Es importante estar al tanto de las señales de que necesita apoyo para su salud mental. Hay muchas opciones para tratar y reducir los síntomas de salud mental. También hay cosas que puede hacer para reducir o eliminar los síntomas.

Aquí hay seis formas de cuidar su bienestar mental, que también lo ayudarán a controlar su VIH.

Vivir con VIH incluirá visitas regulares con su proveedor de atención médica. Asegúrese de ser honesto y abierto sobre los cambios en su perspectiva mental durante sus citas.

Su proveedor de atención médica puede determinar el apoyo que necesita y hacer recomendaciones basadas en sus conversaciones.

Algunas formas en que su proveedor de atención médica puede ayudarlo con su salud mental incluyen:

  • diagnosticar una condición de salud mental
  • prescribir un medicamento para tratar la afección de salud mental, como los antidepresivos
  • determinar si sus medicamentos están alterando su salud mental y ajustar el plan de tratamiento si es posible
  • recomendar un profesional de salud mental para hablar

Su proveedor de atención médica puede recomendarle que consulte a un profesional de salud mental, o puede buscar esta ayuda por su cuenta. Los psiquiatras, psicólogos y terapeutas son todos profesionales que pueden ayudarlo a superar sus emociones.

Un tipo de psicoterapia que puede ser útil es la terapia cognitivo-conductual. Este tipo de terapia lo ayuda a reconocer los pensamientos negativos. Te enseña cómo cambiarlos a través de tu comportamiento.

Llegar a un familiar o amigo con quien se sienta cómodo hablando de sus sentimientos puede ayudarlo a sobrellevar los síntomas de salud mental.

Es normal sentirse nervioso al principio acerca de abrirse y compartir. Pero los amigos y familiares a menudo lo conocen mejor que nadie y pueden brindarle empatía y apoyo.

Un grupo de apoyo puede ponerlo en contacto con personas que están pasando por experiencias o síntomas de vida similares a los suyos.

Unirse a un grupo de apoyo para otras personas que viven con el VIH o para aquellos con problemas de salud mental puede mejorar su bienestar.

Estos grupos a menudo se reúnen regularmente y están disponibles en persona y en línea. Puede hablar sobre sus sentimientos y desafíos y escuchar a otras personas que viven con el VIH.

Los grupos de apoyo, así como los grupos de defensa, pueden ayudarlo a identificar formas de lidiar con el estigma social o la discriminación que puede estar asociada con la vida con el VIH. Los grupos de defensa también juegan un papel importante en crear conciencia sobre el estigma social y reducirlo a través de la educación.

Aquí hay varios recursos si necesita ayuda:

Compartir su experiencia y ofrecer y recibir soporte puede mejorar su perspectiva.

Hay muchas maneras de participar en actividades de estilo de vida saludable para mejorar su salud mental. Éstos incluyen:

  • hacer ejercicio regularmente para liberar endorfinas, procesar emociones, ayudarlo a dormir y mantener su cuerpo activo
  • Comer alimentos saludables y nutritivos que satisfagan sus necesidades dietéticas
  • dormir lo suficiente estableciendo rutinas nocturnas saludables como irse a la cama a una hora regular, apagar los dispositivos electrónicos mucho antes de acostarse y dormir en un espacio oscuro y cómodo
  • participar en pasatiempos que disfrutas al inscribirte en una clase, establecer un espacio para la actividad en tu hogar o conectarte con otras personas que disfrutan de esa actividad
  • reducir o eliminar el alcohol y las drogas

La atención plena es una forma de meditación que te ayuda a vivir en el presente. UNA Revisión sistemática de 2014 encontró esa atención plena disminución de la angustia emocional en quienes viven con el VIH.

Puedes practicar la atención plena viviendo en el presente y disfrutando de tu entorno, aceptándote como eres o sentándote en silencio durante varios minutos mientras prestas atención a tu respiración.

También puede encontrar clases de mindfulness u otras formas de meditación para ayudarlo a relajarse y repasar.

Los ejercicios como el yoga, el tai chi y las caminatas en la naturaleza también pueden ayudarlo a desestresarse y trabajar con sus pensamientos y sentimientos.

Es importante poder identificar cambios serios en su perspectiva y buscar ayuda si vive con el VIH. El apoyo adecuado puede ayudarlo a lidiar con los desafíos que enfrenta mientras vive con esta afección.

Hablar con profesionales y amigos o familiares, modificar su vida cotidiana y practicar métodos de relajación pueden ayudarlo a mejorar su bienestar mental.