Type to search

Salud General

Demencia vascular, ¿en qué consiste?

Share


Demencia vascular es el segundo tipo más común de demencia, después de la enfermedad de Alzheimer. Representa del 10 al 20% de los casos.

Como toda demencia, es un deterioro cognitivoo en otras palabras, la pérdida o agravamiento de ciertas facultades mentales como la memoria, la razón o el comportamiento.

Demencia vascular se origina en el daño cerebral debido a la enfermedad cerebrovascular. Más concretamente, ciertas regiones del cerebro no obtienen suficiente sangre y terminan siendo dañadas. En este artículo, explicamos las causas, los síntomas y el tratamiento de esta demencia.

¿Qué es la demencia vascular?

Para poder diagnosticar la demencia vascular, se necesitan ciertas condiciones básicas. Primero, el criterios de demencia Como ya hemos mencionado, estos se basan en el deterioro de las facultades mentales. Para medirlos, los médicos realizan diferentes exámenes y cuestionarios.

De otra parte, Debe haber signos de enfermedad cerebrovascular. Esto se puede observar por un historial de problemas vasculares o por signos en el examen físico.

También utilizamos técnicas como la tomografía o resonancia magnética para observar cualquier daño cerebral.

Un accidente cerebrovascular también puede causar demencia vascular, pero este no es siempre el caso. De hecho, también puede provenir de otros trastornos que afectan los vasos sanguíneos. Por otro lado, cualquier patológico que reduzca la irrigación cerebral, como elaterosclerosis, puede producirlo

Por lo tanto, podemos identificar algunos factores de riesgo. Sufrir diabetes, presión arterial alta, colesterol alto o fumar Son situaciones que aumentan el riesgo de demencia vascular. Por lo tanto, controlar estos factores puede disminuir la incidencia.

Fumar es un factor de riesgo para la demencia vascular.

Los síntomas

Los síntomas de la demencia vascular varían según la parte del cerebro en la que se reduce el flujo sanguíneo. Son similares a otros tipos de demencia.

En primer lugar, la persona puede sentirse confundida y tener dificultad para concentrarse. La capacidad de organizar el pensamiento también se está debilitando. Uno de los síntomas más alarmantes es la pérdida de memoria.

Aquí hay otros síntomas comunes:

  • Paseo inestable
  • Incapacidad para controlar la orina.
  • Dificultad para realizar tareas que antes eran fáciles
  • Problemas de lenguaje
  • Cambios de humor y personalidad
  • Pérdida de hábitos sociales.
  • depresión
  • Trastornos del sueño
  • Eventualmente alucinaciones o delirios

Los síntomas pueden ser más obvios y repentinos cuando ocurren como resultado de un derrame cerebral. En otras ocasiones pueden empeorar en pasos obvios. Esto generalmente permite un diagnóstico diferencial de la enfermedad de Alzheimer, que a su vez es bastante progresivo.

Sin embargo, la demencia vascular también puede desarrollarse de manera sutil y gradual. A medida que la enfermedad progresa, los síntomas se vuelven más obvios y más graves. De hecho, la persona que lo padece termina siendo incapaz de cuidarse a sí misma.

¿Cómo prevenir la demencia vascular?

Proteger la salud de los vasos sanguíneos es esencial. Como mencionamos antes, mantener una presión arterial adecuada debe ser una de las primeras medidas. Además, debemos controlar y evitar la diabetes. También es recomendable seguir una dieta saludable y hacer ejercicio.

De otra parte, Es importante dejar de fumar. El tabaco es excesivamente dañino para los vasos sanguíneos. Del mismo modo, debemos tratar de mantener los niveles de colesterol en los niveles correctos, ya que puede contribuir a reducir el riesgo de accidente cerebrovascular Por eso, la dieta es muy importante.

Tenga en cuenta que es muy recomendable prestar atención a estas medidas preventivas porque no hay tratamiento efectivo una vez que se diagnostica la demencia vascular. El tratamiento generalmente se enfoca en controlar los factores de riesgo.

Un vaso sanguíneo dañado como parte de la demencia vascular.

¿Cómo diagnosticar la demencia vascular?

El diagnóstico se obtiene por la probabilidad de que los síntomas sean causados ​​por algún problema vascular. Este La probabilidad aumenta según su historial personal de accidente cerebrovascular. Y también si ha sufrido otros trastornos cardíacos o vasculares.

Para guiar el diagnóstico, también se realizan análisis de sangre. Estos se centran en los niveles de colesterol, azúcar en la sangre, anemia, etc. Además, también se realizan exámenes de imagen y ultrasonido de las arterias carótidas. saber su estado

De más, Las pruebas neuropsicológicas ayudan a distinguir diferentes tipos de demencia. Evalúan la capacidad de hablar, escribir y trabajar con números, entre otros.

Las personas con demencia vascular a menudo tienen más dificultades para analizar un problema. Sin embargo, tienen menos dificultades para aprender y recordar información. a diferencia de quienes sufren deAlzheimer.

En conclusión

Para evitar la demencia vascular, es muy importante llevar un estilo de vida saludable. Cuidar su dieta y practicar deportes son dos pilares fundamentales. Sin embargo, si a pesar de todo esto, nota señales de advertencia, no dude en consultar a un médico lo antes posible.

Tags:

You Might also Like

Leave a Reply