Compartir en Pinterest

Los estiramientos de tríceps son estiramientos de brazos que trabajan los músculos grandes en la parte posterior de la parte superior de los brazos. Estos músculos se usan para extender el codo y estabilizar el hombro.

Los tríceps trabajan con los bíceps para realizar los movimientos de antebrazo más fuertes. Son uno de los músculos más importantes para desarrollar la fuerza de la parte superior del cuerpo, lo cual es especialmente importante a medida que envejece.

Los estiramientos de tríceps aumentan la flexibilidad y pueden ayudar a prevenir lesiones.

Siempre estírate al grado que sea cómodo sin exceder tus límites. Esto lo ayudará a obtener la mayor cantidad de beneficios y evitar lesiones. También es importante calentar y aflojar los músculos antes de estirarlos.

Prueba un simple, calentamiento suave durante 5 a 10 minutos antes de comenzar a estirar. Esto puede consistir en una caminata rápida, trote ligero o saltos para calentar los músculos y bombear el corazón.

El estiramiento se puede hacer solo o antes o después de la actividad deportiva. Mantenga su respiración suave y natural durante toda su rutina y evite rebotar.

Aquí hay cuatro estiramientos de tríceps que puedes probar en casa.

Compartir en Pinterest

1. Estiramiento de tríceps de arriba

Puede estirar los tríceps por encima mientras está de pie o sentado.

Para hacer esto:

  1. Levante los hombros hacia las orejas y luego bájelos hacia abajo y hacia atrás.
  2. Extienda su brazo derecho hacia el techo, luego doble el codo para llevar la palma derecha hacia el centro de su espalda, descansando su dedo medio a lo largo de su columna vertebral.
  3. Use su mano izquierda para empujar suavemente su codo hacia el centro y hacia abajo.
  4. Mantenga este estiramiento 30 segundos para tres o cuatro repeticiones en cada lado.
Compartir en Pinterest

2. Estiramiento de toalla de tríceps

Este tramo es un poco más profundo que el tríceps superior. Puede usar una barra o correa en lugar de una toalla. Durante el estiramiento, abra el pecho y active los músculos centrales.

Para hacer esto:

  1. Comience en la misma posición que se estira el tríceps, sosteniendo una toalla o correa en su mano derecha.
  2. Lleva tu codo izquierdo hacia abajo a lo largo de tu cuerpo lateral y levanta tu mano para sostener la parte inferior de la toalla, manteniendo el dorso de tu mano contra tu espalda.
  3. Tire de sus manos en direcciones opuestas.
Compartir en Pinterest

3. Estiramiento horizontal

Este estiramiento ayuda a aumentar la flexibilidad. Puedes hacerlo de pie o sentado.

Para hacer esto:

  1. Traiga su brazo derecho sobre su cuerpo.
  2. Dobla un poco el codo.
  3. Use su mano izquierda para guiar el movimiento mientras presiona su brazo contra su pecho y hacia la izquierda.
  4. Mantenga este estiramiento 30 segundos y haga tres o cuatro repeticiones en cada lado.
Compartir en Pinterest

4. Calentamiento dinámico de tríceps

Si bien estos movimientos no son técnicamente un estiramiento, son un calentamiento útil que ayudará a aflojar los tríceps.

Para hacer esto:

  1. Extiende tus brazos hacia los lados para que queden paralelos al piso con las palmas hacia abajo.
  2. Gire sus brazos en círculos hacia atrás.
  3. Gire los brazos en círculos hacia adelante.
  4. Gire las palmas hacia adelante y mueva los brazos hacia adelante y hacia atrás.
  5. Haga el mismo movimiento con las palmas hacia atrás, arriba y abajo.
  6. Haz cada movimiento durante 30 segundos durante dos o tres repeticiones.

Estos estiramientos se pueden usar para ayudar a aliviar la tensión muscular y ayudar en la recuperación de lesiones. Los estiramientos de tríceps mejoran la flexibilidad, alargan los músculos y aumentan el rango de movimiento.

Además, pueden ayudar a prevenir los músculos tensos, aflojar el tejido conectivo y aumentar la circulación, todo sin usar o con un equipo mínimo.

Si desea concentrarse en desarrollar la fuerza, incorpore algunos ejercicios de tríceps. La fuerza del tríceps es útil para empujar y lanzar movimientos y actividades atléticas.

Los estiramientos de tríceps pueden ayudar a aliviar el dolor y las molestias. Sin embargo, no debe hacer estos estiramientos si tiene dolor o inquietudes graves sobre los huesos o las articulaciones.

Si ha tenido una lesión reciente, espere hasta que esté casi recuperado para comenzar los estiramientos. Deténgase de inmediato si siente dolor durante o después de estos estiramientos. Acumule lentamente, especialmente si generalmente no es físicamente activo o tiene alguna preocupación con su cuello, hombros o brazos.

Hable con su médico si tiene lesiones o problemas de salud que se vean afectados por los estiramientos de tríceps o si los está utilizando para fines de curación específicos.

Del mismo modo, es posible que desee contar con el apoyo de un experto en acondicionamiento físico si desea adaptar su rutina de ejercicios a sus necesidades individuales.

Un experto en acondicionamiento físico podrá ayudarlo a armar un programa y asegurarse de que está haciendo todos los componentes correctamente, lo que puede ser inmensamente beneficioso. Considere reservar algunas sesiones individuales, al menos en las etapas iniciales.

Tómese el tiempo para hacer estiramientos de tríceps para aumentar su fuerza, flexibilidad y rango de movimiento. Estos estiramientos simples se pueden hacer en cualquier momento y se pueden trabajar en su día en cortos períodos de tiempo.

Hable con su médico antes de comenzar un programa de ejercicios, especialmente si tiene alguna inquietud física que pueda verse afectada. Construya lentamente y siempre trabaje dentro de sus límites. Con el tiempo, verá beneficios en su vida diaria y rendimiento deportivo.