La cafeína es la droga más popular y ampliamente utilizada en el mundo. De hecho, 85 por ciento de la población estadounidense consume algo todos los días.

¿Pero es bueno para todos?

De acuerdo con la Instituto Nacional de Salud Mental, alrededor del 31 por ciento de los adultos estadounidenses experimentarán en algún momento de su vida un trastorno de ansiedad. ¿La cafeína afecta, o incluso causa, ansiedad?

Existe una asociación entre la ingesta de cafeína y la salud mental.

De hecho, el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-5), la guía publicada por la Asociación Americana de Psiquiatría y utilizada por profesionales de la salud para el diagnóstico de los trastornos mentales, actualmente enumera cuatro trastornos relacionados con la cafeína:

  • intoxicación por cafeína
  • abstinencia de cafeína
  • trastorno no especificado relacionado con la cafeína
  • Otros trastornos inducidos por la cafeína (trastorno de ansiedad, trastorno del sueño)

UNA Estudio 2008 mostró cómo la cafeína aumenta el estado de alerta al bloquear un químico cerebral (adenosina) que te hace sentir cansado, mientras que al mismo tiempo desencadena la liberación de adrenalina que se sabe que aumenta la energía.

Si la cantidad de cafeína es lo suficientemente alta, estos efectos son más fuertes y provocan ansiedad inducida por la cafeína.

Si bien la cafeína tiene beneficios mentales, las dosis altas son conocidos para inducir síntomas de ansiedad, y las personas con trastorno de pánico y trastorno de ansiedad social son especialmente sensibles.

UNA Estudio 2005 Señaló que el consumo excesivo de cafeína puede provocar síntomas similares a las condiciones psiquiátricas, incluidos los trastornos del sueño y la ansiedad, aumentando la hostilidad, la ansiedad y los síntomas psicóticos.

De acuerdo a Escuela Médica de Harvard, el consumo de cafeína puede imitar los síntomas de ansiedad.

Los síntomas inducidos por la cafeína que pueden reflejar la ansiedad incluyen:

  • nerviosismo
  • inquietud
  • problemas para dormir
  • frecuencia cardíaca rápida
  • problemas gastrointestinales

Si está acostumbrado a consumir cafeína regularmente y se detiene abruptamente, puede experimentar síntomas de abstinencia, como:

  • dolores de cabeza
  • ansiedad
  • fatiga
  • estado de ánimo deprimido
  • dificultad para concentrarse
  • temblores
  • irritabilidad

La abstinencia de cafeína no se considera peligrosa como la abstinencia de los opioides, pero puede ser difícil y angustiante.

Considere hablar con su médico para obtener sugerencias sobre cómo reducir gradualmente, incluyendo dormir lo suficiente y hacer ejercicio, y mantenerse hidratado.

La concentración de cafeína varía según el tipo de bebida, la cantidad y el estilo de elaboración.

A continuación se encuentran los rangos de contenido de cafeína en bebidas populares:

  • 8 onzas de café descafeinado contienen 3–12 mg
  • 8 onzas de café negro simple contienen 102–200 mg
  • 8 onzas de espresso contienen 240–720 mg
  • 8 onzas de té negro contienen 25–110 mg
  • 8 onzas de té verde contienen 30–50 mg
  • 8 onzas de yerba mate contienen 65-130 mg
  • 12 onzas de refresco contienen 37–55 mg
  • 12 onzas de bebidas energéticas contienen 107-120 mg

De acuerdo con la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA), 400 miligramos al día, lo que se traduce en aproximadamente 4 tazas de café, por lo general no produce efectos negativos o peligrosos para adultos sanos.

La FDA también estima que alrededor de 1.200 mg de cafeína pueden provocar efectos tóxicos, como convulsiones.

Al revisar estas cifras, tenga en cuenta que existen grandes variaciones en la sensibilidad de las diferentes personas a los efectos de la cafeína y la velocidad con que la metabolizan.

Si toma algún medicamento, también puede verse afectado por el consumo de cafeína. Hable con su médico si tiene alguna inquietud.

Existe una asociación entre el consumo de cafeína y la ansiedad, incluido el trastorno de ansiedad inducido por la cafeína. Sin embargo, para la mayoría de las personas, el consumo moderado de cafeína es seguro y puede tener beneficios.

Reducir o eliminar la cafeína de su dieta rápidamente puede provocar síntomas de abstinencia, que también pueden producir ansiedad.

Si siente que su ansiedad está aumentando debido a la cafeína, o lo está haciendo sentir ansioso, hable con su médico sobre la cantidad adecuada para usted.